Montegrande

A 9 km al sur de Paihuano y a una altura de 1.100 metros de altitud se encuentra Montegrande, área que fue declarada Zona Típica en 1990. Alberga la Casa Escuela y tumba de la poetisa Gabriela Mistral, ambas reconocidas como monumentos nacionales (en el lugar una magnífica escultura la recuerda). También son de interés la antigua iglesia de 1879 restaurada en 1999, coronada por un alto campanario de madera del siglo XIX. Otros de sus atractivos son un auditorio que lleva el nombre del neurocientífico de raíces elquinas Francisco Varela, la galería de arte Zen, la planta pisquera Artesanos del Cochiguaz y en el sector norte de Montegrande una bodega productora de vinos orgánicos llamada Cavas del Valle. Además, en el área es posible encontrar cabañas, algunos comercios, restaurantes y terapias alternativas.

Cuenta la historia, que en el cerro El Campanario, cerca del pueblo se aparece una hermosa "princesa indígena" vestida de verososa túnica blanca, sandalias y en su frente lleva una diadema de piedras destellantes que, clama por ayuda a los más valientes de la localidad... la leyenda dice que a don Andrés Meriño, destacado arriero de la época se le apareció dicha ñusta y sin pensarlo dos veces aceptó la petición de ésta de acompañarla al cerro para ayudarla. La princesa le entregó un puñal fabricado en piedra, decorado con hermosas piedras para combatir el peligro que se venía, ya situados en la montaña desde lo alto descendió un gigantesco toro, furioso, que emanaba fuego en sus ojos y cachos acompañado de truenos y nubes.. el miedo se apoderó del arriero pero aún así permaneció junto a la princesa hasta el momento en que la bestia chocó con la joven desapareciendo ambos en una estremecedora explosión, polvo y misterio.. dicen que aquellos que vieron al toro huyeron del espanto menos Andrés Meriño, de ahí el origen de esta historia.